viernes, 27 de marzo de 2015

Los orígenes de la Rosa Blanca en Palma de Mallorca.

Los orígenes de esta longeva marca mallorquina hay que buscarlos en la industria alcoholera local. Bartolomé Roca i Estadés, nacido en 1825,  había fundado en 1851 una destilería llamada La Rosa Blanca que producía  anís Bellver y ron San Martín.  Este empresario estuvo también relacionado con el comercio marítimo y la expansión urbana en el arrabal de Santa Catalina.
El Isleño, 05.04.1890
Respeto a esta figura de la burguesía local, sabemos por su esquela que era hijo de comerciantes y que además de crear la destilería tuvo una destacada actividad comercial, sobre todo con México. 
Emparentó, gracias a la boda de su hija con Juan Suau  con esta acomodada familia, propietaria de la destilería que elabora aún hoy el anís La Paloma. Sus otros hijos: Ignacio, Agustín y Bartolomé serán sus sucesores.
La actividad licorera de los Roca se centró en el citado arrabal, una zona periférica de Palma cerca de la costa y que tras una ley de 1865, que quería eliminar las fábricas situadas en el casco antiguo, va a convertirse en el lugar elegido para instalar nuevas industrias.
Del Blog Fotosantiguasdemallorca.
Entre ellas destacaron según el blog fotosantiguasdemallorca: La Cordelera (1861), La Palmesana (1878), La Sociedad General Mallorquina (1878), La Alfombrera (1880), Gordiola (1880) La Económica, fabrica de gas (1887), La Roqueta (1897) Vidrieras Llofriu (1918), la fabrica de automóviles Loryc(1920) y también había fabricas de calzado, hielo, tejidos, cremalleras...algunas de ellas existieron hasta los años 1940-50.
Áncora: 14.09.1880.


La Tarde, 09.02.1890
Roca Hermanos y Compañía iniciaron la fabricación de gaseosa y cerveza en 1890. La fábrica estaba situada en el Arrabal de Santa Catalina, calle de  Sargento Caro 43-45 y 47 y como era común en la época producían gaseosa y cerveza. Disponían de un sistema de filtrado de aguas pluviales,  su cerveza carecía de ácido salicílico agregado y eran cervezas de baja fermentación. Disponían de una pequeña maltería que les permitía su autoabastecimiento. En el momento del lanzamiento cuentan con la ayuda de los Suau y la amplitud del proyecto permitía pensar en la exportación.
En esas fechas el único fabricante activo de cerveza en Palma era Miret al que había que sumar El Cisne en Mahón, pero además había que añadir la oferta de otras marcas nacionales y extranjereras en el mercado balear.
En 1891 tiene lugar en la prensa una polémica con la casa Miret, también fabricante de gaseosas y cervezas. En la carta de Roca Hermanos se acusa a Miret de haber tenido el monopolio de sifones y gaseosas y de rellenar Miret  sifones de Roca. Según las noticias publicadas Miret debió devolver los sifones y botellas de  los Roca (El Isleño 04.06.1891). En el ámbito gaseosero competirá con el citado Miret y al menos con Arturo Ramis.
Agustín es el gerente de la empresa y también van a producir hielo en el número 33 de la calle San Martín, ya en 1893 recibían el encargo del ayuntamiento de suministrar hielo o nieve para los enfermos del distrito (El Noticiero Balear, 03.07.1893). Además de esta actividad y la destilera también comercializaron cerillas ( El Mahonés, 09.09.1891).   Viajaba Agustín regularmente a Barcelona por lo que allí debió conocer las fábricas de cerveza y gaseosas de la Ciudad Condal.
En 1894 consta la venta de maquinaria a Bosch i Sansó, no sabemos si cesó la actividad gaseosera, las fuentes son contradictorias, pero lo más probable es que abandonasen   la producción de cerveza durante unos años y se centrasen los hermanos Roca en la destilería.
El Isleño. 28.02.1894.
En 1897 el conflicto con Miret continúa, en este caso por el abastecimiento del hospital provincial. Al año siguiente documentamos la posesión de una bodega en la calle del Borne (La correspondencia : diario de avisos y noticias. 26.11.1898).

El Bien Público. 02.09.1903
En Enero de 1905 falleció, a la edad de 80 años, el patriarca de la familia Bartolomé Roca Estallés.
El Noticiero. 06.01.1905
Sus hijos debieron recuperar el interés por producir cerveza y en  1908 inauguraron una nueva cervecera en la calle San Martín nº 33 (dónde habían tenido la fábrica de gaseosa y hielo al menos desde 1891), de la que aseguraba la prensa que era " la primera fábrica de cerveza montada en las islas". Lo más probable es que retomasen la actividad cervecera tras un largo periodo de inactividad. Otras noticias nos permiten conocer datos sobre su producción: elaboraban una variedad sin alcohol y la cerveza se vendía  en botellines y barriles de 15, 30 y 60 litros.
El Bien Público, 03.10.1908

La Aurora 08.08.1908
Una noticia del diario La Tarde de fecha indeterminada pero de 1908 nos da aún más datos como que disponían de maquinaria alemana y que las instalaciones contaban al menos con dos plantas y un sótano, en la baja se ubicaba el departamento de cocción y en la alta se procedía a enfriar el mosto. Los sótanos se utilizaban como sala de almacenamiento. El director técnico será Antonio Knörr, hijo de Román, impulsor de la fábrica de cerveza vitoriana de los Knörr que acabarían fabricando en la ciudad alavesa las marcas La Esperanza y Duna. La descripción del edificio indica que se trató de un proyecto ambicioso.
Desde 1908   la marca ya se vendía en Menorca siendo su representante Vicente Peñenos y en 1913 Francisco Orfila.
El Bien Públicio. 15.09.1913
En junio de 1910 consta que se expedía la Rosa Blanca "por medio de un aparato alemán de gas carbónico" (El Bien Público 03.06.1910).
Pero no fue hasta 1922 cuando los señores Roca Hermanos y Compañía solicitén el registro de la marca.
Bopi 1922. 
Como podemos observar en esta gráfica extraída de los Anuarios del BOPI el crecimiento de La Rosa Blanca fue importante durante el periodo 1917-1930. Partía de una cuota de mercado a nivel nacional del 2%, acorde con la población de las islas en ese momento (aproximadamente también un 2% del notal español) y llega a alcanzar en 1930, una cuota del 5.3%, casi el doble de lo que le correspondía por población.
Los años 30 empiezan para La Rosa Blanca con una situación de liderazgo en las Islas Baleares aunque sin exportaciones ni  ventas en el resto de España. El resto de la historia queda para posteriores entregas.

domingo, 22 de marzo de 2015

100.000 VISITAS.

Hace cuatro años empecé a escribir en este blog sobre historia de las cerveceras españolas. El objetivo era aunar el interés por la historia industrial con el gusto por la cerveza. Creo que gracias a los lectores he alcanzado la meta. Ustedes me han ayudado a mejorar muchos artículos y en algunos casos me han sugerido otros nuevos. Tenemos mucha historia cervecera, durante el siglo XIX los productores fueron tan numerosos como hoy en día lo son los productores artesanales y la historia cervecera del siglo XX es apasionante.
Y para celebrarlo esta joyita en la colección.
Por el camino se presentó la posibilidad de escribir en otros dos medios:  CELCE Magazine y La Gacetilla Cervecera (ya desaparecida) y a ambos mi agradecimiento. También de conocer o al menos hablar con otras personas con similares inquietudes: Pedro Luis Ortega de Libros con Cerveza, a Xavier García Barber autor de una formidable tesis doctoral sobre la cerveza en España, a Claudia Prieto estudiosa de la cerveza en Asturias, a Javier Renovell, corrector habitual de mis trabajos en CELCE y sobre todo gran investigador, a Raquel de Salamanca, por recuperar la historia de La Corona y a Miguel Ángel Santos Crespo, de la cerveza en Bilbao.
Y de los coleccionistas de botellas, tapas y cervezas... que decir de los buenos amigos y amigas: Marta Fernández y Mario Laviana de Asturias, Enrique Solaesa presidente de CELCE y su señora, Floren de La Torancesa,  José Tamajón, Chema, Jonás i Raúl  "els meus amics valencians",  de los promotores de cervezas artesanas a los que he ido conociendo y a los lectores, muchas gracias. Sólo me queda reconocer el esfuerzo de mi familia, por adaptarse tan bien a convivir con un friqui de este mundillo.
Salud y cerveza a  todos.

jueves, 19 de marzo de 2015

La Castellana, una desconocida fábrica de cerveza en Reinosa.

La historia de la fabricación de cerveza en Cantabria es amplia y está bien documentada, aunque algunos fabricantes aún son poco conocidos.
La Castellana fue una fábrica de cerveza campurriana documentada en 1892 y propiedad de Don Manuel de la Roza Rodríguez, sexto Marqués de Valbuena, e importante propietario de su época, entre sus bienes destacaba una ganadería, ubicada en Solares, junto a su palacio solariego.
En la calle Mayor se instalaron dos pequeñas fábricas de cerveza.
Reinosa era un municipio en el que se estaba produciendo un importante despegue industrial en aquellos años, gracias a la existencia de materias primas, sus buenas comunicaciones con la costa y Castilla, y la existencia de capital se instalaron diversas industrias en la ciudad.
Entre ellas destacarán las vidrieras: según Rubén Gutiérrez Rapp en 1844-45 se instaló La Lousiana y posteriormente, en  1870 y 71, se inauguraron dos fábricas nuevas llamadas Santa Clara y La Cantábrica.
Trabajadores del vidrio, archivo Gutiérrez Rap.
Estas industrias necesitaban mano de obra especializada y contrataron a manchoneros belgas y franceses, con altos sueldos y unas condiciones de trabajo muy duras, que exigían una alimentación más variada que la común en su época. Las vidrieras crearon una demanda  de cerveza y también facilitaron su fabricación gracias a la producción de botellas. Según José Sierra Álvarez Santa Clara llegó a producir 2.100 toneladas de vidrio hueco, equivalente al 50% de las importaciones  anuales de botellas en España.

Fábrica de vidrio La Lousiana.
Encarnación-Niceas Martínez Ruiz, cita la existencia de dos  fabricantes de cerveza en la calle Mayor. No da fechas y tampoco hemos encontrado más datos sobre los mismos, pero es posible que la llegada de obreros franceses y belgas animase a algún maestro cervecero de estos países a establecerse en Reinosa. 
En 1892 el diario El Balear publica una noticia sobre la fábrica de cerveza que el Marqués de Valbuena ha instalado en la capital campurriana. En ella nos informa que había expuesto seis botellas de cervezas de baja fermentación o de Strasburgo en Burdeos. Además de esta variedad fabricaba en baja fermentación   la "Babiera" escrita así en el original  y la  Sport, y también cervezas "fuertes", suponemos que de alta fermentación. 
El Balear. 08.11.1892
La fábrica había sido inaugurada el 1 de marzo de 1892 y además disponía de una maltería, la única de España, según la publicidad. Para las cervezas de baja fermentación  seguían en su fabricación el sistema alemán y para las de alta fermentación el sistema francés.  Según el artículo se habían vendido ya a finales de año 50.000 botellas.
La dirección de la cervecería estaba en manos del belga M. Carlos Salcher, de Bruselas y la maltería de un suizo, M. Federico Bertschi. 
A pesar de la importante inversión realizada no parece que la fábrica se consolidase. No hemos encontrado ninguna noticia sobre su posterior funcionamiento y solo dos noticias sobre su existencia:  La Guía Celce que sitúa la actividad de esta fábrica entre 1895-1900 y también  una cita  en una entrada de un blog  que sitúa a Manuel de la Roza Rodríguez como propietario de  una fábrica de cerveza en Santander.
Años después Reinosa volvió a contar con una pequeña fábrica de cerveza llamada Cantabria y en la actualidad cuenta con un productor artesano cuya marca es Ibre. La localidad campurriana, que ha sufrido tantas crisis a lo largo de su historia, sigue reinventándose, también, como podemos ver, en el mundillo cervecero.