sábado, 6 de febrero de 2016

361 FÁBRICAS DE CERVEZA ARTESANAL EN ESPAÑA EN 2015.

El fenómeno de la fabricación artesanal de cerveza, hemos pasado de solo 21 en 2008 a 361 en 2015. Solo en el último año el aumento ha sido de 47. Hemos de tener en cuenta que muchos se quedaron en el camino y que a veces varios productores de cerveza artesanal comparten o subcontratan la producción a otras fábricas. El artículo publicado por el suplemento Su Dinero de el diario El Mundo "La crisis dispara la fiebre por la cerveza artesana" de Aitana Constans el 31 de enero de 2016 recoge estos y otros interesantes datos.
En un análisis más detenido del artículo vemos que se trata de una tendencia global en Europa, en todos los países analizados aumentan los productores de cerveza artesana pero es en España donde lo hacen con más fuerza. Se indica que la crisis a podido animar a los jóvenes emprendedores a este tipo de negocio, mi experiencia personal es que en unos cuantos casos ha sido así, pero no en todos. 
El mapa de España sitúa regionalmente el sector, destaca Cataluña y... aún no hay ninguna en Melilla.

sábado, 30 de enero de 2016

CERVEZA ARTESANAL TESELA: ARANDA DE DUERO.

Este verano tuve la suerte de conocer a los maestros artesanos de Tesela en la Feria de Cerveza Artesanal de Quintanilla de la Mata. Se trata de una cerveza artesana nacida en La Ribera del Duero, su nombre se retrotrae al pasado romano de la comarca, que dejó estupendos mosaicos y su símbolo es el roble, encarnación de la fortaleza, el valor, el tesón y la nobleza.  Además en roble se crían los caldos de la ribera del Duero y, como vamos a ver, también una variedad de esta cerveza.
Es una empresa familiar, impulsada por la familia Osorio,  y la idea nació en Biocultura, una feria de la feria de productos ecológicos y consumo responsable. Finalmente se constituyó la sociedad un 11 de julio de 2013 aunque la comercialización empezó en marzo 2014. Su sede está en Aranda de Duero.
La producción sigue dos estándares fundamentales: calidad y respeto al medio ambiente. Para lo primero utilizan una esmerada elaboración artesanal y selección de materias primas, para lo segundo  una caldera de vapor calentada por pellets.

Sus variedades son: 

Tostada Roble: Una Ale de 5%, sin aditivos artificales y 100% malta de cebada, sin filtrar ni pasteurizar ni con adición de carbónico de manera artificial. Es el resultado de cuatro años de experimentación y un homenaje a la Rivera del Duero y sus vinos, para ello la maduración se realiza con virutas de roble francés y deja posos. Es una cerveza de color ámbar-topacio con una corona muy persistente. Se perciben en ella los aramos del lúpulo y la malta y dejan sabor a frutos secos
Blanca de Trigo: Esta weissbier (que sigue las leyes de la pureza de la cerveza de 1516) se elabora en parte con trigo sin maltear procedente de una finca soriana de la familia. Es una cerveza amarillo pálido con sabor a cereal y de consumo frío. 
Edición especial 101: es una cerveza 100% malta, tipo Ale, de cebada, fresca y con una nota de amargor. De color Oro viejo y espuma blanca y persistente. Aromas frutales y cítricos propios de los lúpulos con los que está elaborada. En boca destaca el amargor sin olvidar las notas de la malta, que la convierten en una cerveza equilibrada. Cuerpo medio y fácil de beber, deja una sensación final refrescante y un retrogusto amargo muy agradable. Su amargor es alto y su grado alcohólico es de 4.5%.

Finalmente queremos indicar que han tenido la magnífica idea de permitir visitas a su fábrica realizar catas. Además han colgado varios vídeos en Youtube explicando el proceso de fabricación.
Otros obre cocina cervecera y sobre como servir una cerveza.
 
La comercialización de esta cerveza se realiza en locales especializados de las provincias de Burgos, Soria, Madrid, Vizcaya y Guipúzcoa, pero también es posible encargada en su página web.

viernes, 22 de enero de 2016

LA CESETANA CASA BLANDINIERES, 2ª PARTE.

El objetivo de esta segunda parte es dar a conocer las actividades empresariales no cerveceras de la Casa Blandinieres. Cómo los lectores ya saben la fabricación de cerveza, hielo y gaseosa corrieron parejas durante el siglo XIX y buena parte del siglo XX y además, en algunos casos, la actividad destilera también supuso un importante capítulo de este tipo de empresas. Casa Blandinieres es un buen ejemplo del aprovechamiento de estas sinergias con la peculariadad, irrepetible en el sector, de la actividad farmacéutica.
Ignoramos el año y el sector en el que empezó la familia Blandinieres su andadura empresarial, pero su llegada a Tarragona, hacia 1888 estuvo determinada por la instalación de una fábrica de gaseosa en la calle La Unión. A continuación detallamos las distintas marcas que produjo o distribuyó.
Gaseosa y sifón: La producción de ambos formatos de agua carbonatada fue fundamental en la vida empresarial de Blandinieres. La fábrica se llamó en sus primeros años La Catalana. Muy apreciadas por su calidad por los ciudadanos tarraconenses, su producción se extenderá, más tarde, a Castellón y Vinaroz.
Botellas de las primeras décadas del siglo XX.
Sus sifones se merecerían un capítulo propio. Existen grabados al ácido, en relieve y serigrafiados, según la época. Desde 1968 fue obligatorio recubrirlos con algún  sistema de protección plástico para evitar explosiones.
Además pronto se produjeron bebidas carbónicas con sabor a fruta e incluso horchata. 
La llegada a la empresa de Pau Olivé Sanromà supone una ampliacion de las actividades no gaseoseras. Quizá para distinguir los distintos tipos de gaseosas impulsaron en 1924 la marca Fruitam que debió ser vida efímera.
Ese mismo año lanzarán el Vivert un vino espumoso producido en Tarragona que alcanzará gran renombre. Un artículo de La Esfera muestra la importancia de su bodega.
Posiblemente de sus bodegas salieron más caldos pues rastreando la red hemos encontrado esta interesante etiqueta.
La Casa Blandinieres impulsa un laboratorio farmacéutico que producirá una crema llamada Crema-tina y un dentífrico denominado Perboromentol.
En 1929 elaboran y distribuyen Orange-Crush, un refresco de origen norteamericano carbónico con sabor a naranja. Hemos de indicar que existieron diversos fabricantes de esta marca en toda España y que aún es un misterio si se trató de una sociedad nacional que actuó de manera independiente  de la matriz o si acaso fue algún tipo de franquicia. En el blog amigo de Sifonesantiguos apuestan por la primera hipótesis.
Agraz fue un granulado efervescente, por lo tanto y como los polvos de litines, se disolvía en agua. Se vendía en sobres, botes e incluso en latas metálicas. La fecha de su comercialización se sitúa en los años 40.
No fue el único producto granulado efervescente de la casa, años después desarrolló el Paolisan, acrónimo del propietario d. Pau Olivé Sanromà.
Durante la postguerra se puso de moda en Tarragona el "café espumante" o "suau" es un licor de café y gaseosa. La casa Blandinieres ofertaba la marca Zuavo. Este magnífico artículo recogido por Tarragona Antiga nos narra su peculiar historia y nombre.
De esta marca se conserva publicidad, publicadas en la página de facebook de Tarragona Antiga.
Jumate: esta bebida formó parte de la oferta de La Casera antes de terminar por consolidar su marca de referencia. Jordi Rovira i Soriano la incluye dentro de la distribución de Blandinieres. Ningún otro dato hemos encontrado al respecto.
Sinalco: Esta marca de refrescos con sabor a fruta tiene su origen en Alemania en 1902 y solo cinco años después aparece la primera publicidad en España Su primer representante fue Román Knörr, fabricante alavés de cerveza y gaseosa. La relación con Blandinieres con esta marca será tardía, a fines de los 50, cuando actúe como representante de la misma.
Sanitex: En los años 6o la gaseosa que produce Blandinieres toma el nombre de Sanitex. Esta marca era propiedad de Victor Dufó y tuvo varios fabricantes en diversos territorios, en el caso de Blandinieres conservó su exclusivo tapón. Sanitex utilizó la marca Fru-Fru para los sabores cola, naranja y limón.
Sandarú: De nuevo recurrimos a la cita de Jordi Rovira i Soriano. Esta marca estaba producida por la barcelonesa "D" y cuyo fundador era Santiago Daurella i Rull, posterior embotellador de Coca-Cola en España.
Diana: Los botellines de zumo de la marca Diana tenían origen valenciano. Eran producidos por Luis Diana y Cía en Carcaixent. Los orígenes de la empresa son de 1918, cuando se creó como almacén de cítricos, en 1951 la empresa cambia el nombre al de su principal socio, el requerense Luis Diana Gil y amplió su actividad con la producción de refrescos. Blandinieres será distribuidor de esta marca.
Pitel.lo: En este caso se trataba de un cava, aunque por aquellos años años se llamaba aún champagne. Se producía en Sant Sadurni d'Anoia y fue distribuida por Blandinieres. En Tarragona Antigua han colgado esta DKW con su publicidad.
Tónica Wilson: Respecto a esta marca, distribuida por Blandinieres entre los años 60 y 70 se trata de una licencia holandesa. Se produjo en España, aunque ignoro en que lugares.
Pepsi-Cola Llegó a España en 1955 (ABC 13.10.1955) y buscó distribuidores. Tenía fábricas en Madrid, Sevilla, Barcelona, Bilbao y más tarde se compró Zumos de Navarra de Tafalla y se creó la embotelladora de  Mallorca. No tenía fábrica en Castellón y Blandinieres se convirtió en su distribuidor.
Casa Blandinieres cerró en 1983, por aquel entonces la globalización ya estaba ganado la batalla a las empresas locales. La Casa Blandinieres ponía así fin a casi un siglo de historia. Su fábrica y la figura de su presidente desde 1924 hasta 1983, D. Pau Olivé Sanromà se merecen otra entrada y esta entrega el agradecimiento a las siguientes páginas, de las que proceden las fotografías reproducidas en esta entrada.