domingo, 28 de junio de 2015

Gambrinus. Una cervecera vallisoletana.

La primera constancia de venta de cerveza en Valladolid durante el siglo XIX corresponde a una carga enviada desde Burgos por el maestro cervecero francés Jacob, establecido en esa ciudad en 1811.
En 1857 Valladolid disponía ya de dos fábricas de cerveza y en 1858 la provincia  consumía 2.952 litros de cerveza, lo que la aupaba al puesto décimo primero de España, pero al segundo de las provincias de interior y ya en 1863 disponía de dos cervecería (Datos de Xavier García Barber). Debieron ser pequeñas empresas pues la producción de 1.500 litros anuales nos lleva a pensar en un ámbito artesanal.
Los trabajadores de Gambrinus en una foto del siglo XIX.
En 1867 tenemos constancia de la existencia de la fábrica de cerveza San Juan, propiedad de los señores Zala y Cortés que posteriormente fue adquirida por La Cruz Blanca, sin embargo Pedro Perero Íñigo retrotrae la fecha de fundación de esta fábrica a 1815, ignoramos la fuente en la que se basa .
Respecto a Gambrinus tenemos dudas sobre la fecha de su creación. Según Hugo de la Hera y un artículo suyo en la birroteca en 1875 ya existía, la misma fecha se recoge en La Enciclopedia del Comercio y la Industria de Valladolid. Pedro Perero Íñigo situó la fecha de su fundación en 1881, fecha que sigue Miguel Ortega Martínez en un artículo publicado en la Revista Digital de Castilla y León y la web webeer.com. Dado que en ninguno de estos artículos se cita la fuente no me decanto por ninguna fecha en concreto.
Su propietario era Carlos Anernheimer, sin duda de origen foráneo, pero de quien ignoramos más datos. Es posible que el apellido esté mal trascrito y fuera realmente Auernheimer y por lo tanto de origen alemán o austriaco.
A fines del siglo XIX debió adquirir la fábrica de cerveza Santa Lucía, fundada por un tal Barreda en 1887 y que tenía su domicilio en la calle de dicho nombre número 3. Precisamente en algunos anuncios de 1903, 1922 y 1927 éste es el domicilio que declara tener Gambrinus. Posiblemente mantuvo ambas sedes, la tradicional de la calle Verbena 14 y 17, cerca del río Esqueva y la más céntrica de Santa Lucía 3.
Fuente: Birroteca.
Guía General de Valladolid 1922.
El 05.05.1902 se registró la marca, renovada en 1941 por Cervezas de Santander y en 1977 por Unión Cervecera y en 1993 por Cruz Campo. En la etiqueta podemos apreciar un barril al lado de Gambrinus.

BOPI 8619
Además de Valladolid se vendía en otras cercanas ciudad castellanas. En prensa histórica hemos encontrado datos de su venta en 1901 en Palencia, en 1902 en Salamanca, en 1903 en Zamora, en 1904 en Segovia, en 1905 en Burgos y en 1909 en La Coruña. 
Diario de Burgos, noviembre de 1905.
Precisamente la prensa zamorana informaba de que en 1902 había ganado dos medallas de oro en París y Londres a las que posteriormente se añadieron otra de oro en Palencia en 1903 y otra del mismo metal en Valladolid en 1906.

El Correo de Zamora. 18.04.1903

Como eran común en la época elaboraban cerveza, gaseosa y hielo. Respecto a las variedades de cerveza sabemos que produjeron una cerveza de mesa, una especial, cerveza negra llamada Boer y finalmente una variedad denominada Victoria, tipo Berlín.
El Noroeste (La Coruña) 10.05.1909
Entre las pocas noticias que hemos encontrado de la fábrica destaca la huelga que vivió en 1903  por la reclamación de la jornada laboral de 10 horas diarias. ( El Lábaro 09.05.1903)  
En 1917 como consejero aparece Sr. Silvelo y como gerente Manuel Rosell, cargo en el que continuaba en 1926 (El Eco de Águeda 14.04.1926) y que posteriormente se trasladaría a Salamanca donde dirigiría la fábrica de La Cruz Blanca. Manuel Rosell actuó como representante de la marca ante la Asociación y Gremio de Fabricantes de Cerveza de España hasta 1927, año en el que se quejaba del empleo de publicidad por parte de la fábrica de San Juan.
El Salmantino, 26.07.1927
Respeto a su producción gracias a los registros de los años 20 podemos ver como partía de una posición de liderazgo en 1917 respeto a la fábrica de San Juan de La Cruz Blanca, posición que perdió en 1919 y que recuperaría en 1923. Posteriormente La Cruz Blanca recuperó el primer puesto en 1926. La fábrica sufrió una fuerte crisis en  1928, año en que la producción de Gambrinus cayó a poco más de 27.000 litros, apenas un 10% del año anterior y no prudujo cerveza ni en 1929 ni en 1930. No tenemos datos, pero cabe suponer que la fábrica se debió reabrir en los años 30. 
En 1936 se incendió la maltería de la fábrica de San Juan y La Cruz Blanca  compra la fábrica de Gambrinus en 1938 con el fin, según cuenta Pedro Perero Íñigo, de construir una maltería sobre sus terrenos. Dos años después cesó su actividad. De aquellos últimos años es este anuncio en el que se cita a la fábrica de Gambrinus dentro de Cervezas de Santander.
Fuente Todocolección.
Pero Gambrinus no ha muerto, como ya hemos dicho antes el registro ha sido puntualmente renovado y hoy, en manos del Grupo Heineken, es una cadena de cervecerías de aire retro.

viernes, 12 de junio de 2015

La Austriaca.

La actividad cervecera cántabra es continua a lo largo del siglo XIX, como ya explicamos en una entrada pasada, allí nacieron marcas como La Cruz Blanca y también La Austriaca.
Esta última se inauguró, según Xavier García Barber en  1876. La fuente manejada para tal fecha es una noticia de El Heraldo de Madrid de 23.08.1905, por lo tanto una fuente tardía, pero en principio fiable. Su emblema fue el águila bicéfala del Imperio Austro-Húngaro, en la versión que fue el emblema del país a partir de 1867. Ignoramos si  en sus orígenes existió algún maestro cervecero o accionista de esta nacionalidad o el escudo se debió a la admiración por las cervezas centro europeas.
Poco más sabemos de esos primeros años, salvo que en 1888 obtuvo una medalla en la Exposición Universal de Barcelona, según datos recogidos por el blog Lacervezaenbilbao  y  en 1890 se trasladó a la zona de Cajo (Peñacabarga). 
Diario Palentino. 07.08.1922
Posiblemente esta primera etapa corresponde a una pequeña fábrica, situada dentro de la ciudad y cuya producción se vendería en el norte de España y en la exportación.
En 1897 se constituyó en sociedad anónima con un capital social de un millón cien mil pesetas ante el notario de Santander D. Máximo de Solano Vial. Un artículo publicado por El Liberal un 2 de octubre de 1899 nos indicaba que entre sus accionistas estaba buena parte de la burguesía cántabra.  Entre ellos destacan dos figuras importantes: El Marqués de Valbuena y Emilio Botín.
Recordemos que el marqués había sido el impulsor de una fábrica de cerveza llamada La Castellana en Reinosa en 1892 y que tuvo vida efímera. Tanto Xavier García Barber como Miguel Ángel Santos Crespo recogen su presencia en el accionariado y además hemos podido confirmar este dato gracias a una carta fechada en 1897 y que está en venta en una web de coleccionismo. Respecto a que se haya tachado la palabra Santander y sustituida por Bilbao, bien podría ser por estar allí el remitente, mientras que la referencia a Solares se debe a que era la sede del Marquesado de Valbuena.
Boletín Oficial de la Provincia de Oviedo. 20.03.1895
Respecto a Emilio Botín se trata de uno de los descendientes del gaditano José María Botín Cano establecido en Santander hacia 1830. Su hijo Emilio Botín Aguirre se formó en Alemania y Londres y a su vuelta invertió en electricidad, industrias lácteas, mineras ferrocariles y cerveza ("Santander, el Banco" obra de Mauro Guillén y Adrián Tschoegl). Será el Padre de Emilio Botín, primer presidente del Banco de Santander en 1909 que llevó ese apellido apellido. 
El País. 14.02:1914
En esos primeros años La Austriaca producía cervezas de baja fermentación como la Triple Bock y la variedad Salvator. Entre las escasas noticias conocidas destaca el accidente laboral  que sufrió la fábrica poco antes de la navidad de 1903 al explotar un tonel y este hecho costó la vida a 2 operarios ( Diario de Córdoba 25.12.1903).
La Vanguardia 14.04.1899
Tuvo una estupenda acogida en el mercado y debió ampliarse varias veces la producción durante la década final del siglo XIX. Algunos datos indican que, efectivamente, gozó de temprana y amplia venta en España, pues según hemos podido ver en las hemerotecas digitales en  1895  ya consta su venta en Asturias, 1898 La Rioja, 1902 en Burgos y Almería, en 1907 Vizcaya, Galicia, Valladolid, Palencia y Salamanca.
El Radical (Almería) 17.12.1902
Respecto al Protectorado en la Correspondencia de España, de 15 de enero de 1916 se documenta las dificultades que tenía el suministro de La Cruz Blanca y La Austriaca a Melilla, pues antes la Compañía Gijonesa embarcaba directamente la cerveza desde Santander a África, mientras que a partir de 1916 año la Compañía Vasco-Andaluza transbordaba la cerveza en Málaga y esto encarecía el traslado.


Exposición Provincial de Artes e Industrias de Santander.
Con motivo de la Exposición Provincial de Artes de Industrias de Santander, un interesante artículo en El   Heraldo de Madrid, que ya publicó Xavier García Barber,  nos da algunos datos interesantes sobre su funcionamiento. También se recogió esta participación en El Mercurio (01.09.1905).
El Heraldo de Madrid 23.08.1905
Gracias a él, sabemos que en 1905 disponía de 100 empleados, importaba la malta desde Austria y el lúpulo desde Baviera y que además de cerveza producía  20 toneladas diarias de hielo y gaseosa. En el artículo citado de El Heraldo  se indica que tenía una capacidad de almacenamiento de 400.000 litros. Aunque parte de la producción se exportaba, sus mayores mercados eran el norte y Castilla.
De 1907 es una conocida postal del kiosko o cervecería que La Austriaca tenía instalado en el Campo Grande de Valladolid. 
Fuente: Todocoleccion y Delcampenet.
En 1908 encontramos un interesante artículo de ABC, en él se nos indica que disponía de un despacho de sus productos en Alameda primera (Calle Burgos 5) y que en 1906 había ganado un diploma de honor en París, un gran premio en la citada exposición de Santander y otro más en 1907 en Madrid. La fotografía que publicó nos permite conocer el interior de su cervecería.

ABC. 30.07.1908
En 1912 un artículo de El Liberal nos permite recorrer la fábrica,  que disponía de 2 edificios separados por un puente de hierro, bodegas con capacidad de 10.000 hectolitros de cerveza, taller de tonelería, tres máquinas de hielo y en la sala de fermentación tanques esmaltados de acero. También disponía de una maltería. La producción total era de 25.000 hectolitros anuales, siendo sus variedades las siguientes: Alemana, Triple Bock, Salvador, Munich y Palmedock. También disponían de maltería y al parecer el tranvía llevaga a atravesar las instalaciones cerveceras.
La fábrica hacia 1918.
El Liberal 25.06.1912
Según recoge en su artículo " Raíces de Cervezas de Santander S.A. y Unión Cervecera S.A. " Pedro Perero Íñigo el 20 de abril de 1917 se llegó a un acuerdo entre La Austriaca y La Cruz Blanca para fundar una sociedad anónima llamada Cervezas de Santander que arrendará ambas fábricas. Este tipo de acuerdos corresponde a una época de fuerte competencia y de dificultades de abastecimiento por la I Guerra Mundial y ya tenía un antecedente  en Valencia (1902) y otro en Barcelona (1908). La nueva empresa integra a dos ejecutivos procedentes de La Austriaca: su antiguo presidente Isidoro del Campo y el consejero Emilio Botín.
Fuente: Pedro Perero Íñigo.
El 28 de abril de 1920 se liquidan ambas sociedades quedando solo la razón social Cervezas de Santander S.A.
Respecto a la estadística de producción de fines de la década de 1910 los datos son muy significativos: En 1917 el liderazgo cántabro era ostentado por La Austriaca, sin embargo su producción cayó a la mitad durante la Gran Guerra, mientras que La Cruz Blanca crecía durante esos años y mantenía sus exportaciones. Estos datos indican dificultades de abastecimiento por parte de la empresa de Cajo. Al acabar la contienda La Austriaca volvió a recobrar el liderazgo. 
Tras la unión con La Cruz Blanca la producción de La Austriaca cayó en picado y se mantuvo en la estadística hasta 1924, año en el que ambas marcas ya aparecen agrupadas en Cervezas de Santander S.A. De ser ciertas la aseveraciones de Pedro Perero Íñigo la fábrica de Cajo se cerró en 1921, quedando solo activa la maltería, por lo que entre 1921 y 1924 La Austriaca se debía producir en la fábrica de La Cruz Blanca. Todo indica que tras la unión se apostó por La Cruz Blanca como primera marca de la casa y La Austriaca, aunque se siguió producciendo, lo hacía en una cantidad bastante menor que en el pasado.
Con la nueva empresa la marca La Austriaca se mantendrá durante varios años y además se producirá, junto a La Cruz Blanca,  en las fábricas que se fueron incorporando a la matriz cántabra:  Valladolid (1917) que pasará a producir también La Austriaca después de 1920, Cádiz (1922)  León (1924),  Vigo (1925), Salamanca (1930) y Madrid (Fábrica de Cerveza Santa Bárbara, arrendada desde 1932 y comprada definitivamente en 1939).  A pesar de la importante expansión de las ventas el 5 de abril de 1921 la fábrica de Cajo dejó de producir cerveza, convirtiéndose en maltería, ésta estuvo activa hasta 1966.
Como bien saben los coleccionistas de etiquetas, este cambio se reflejó en las mismas, al ir incorporando las fábricas en las que se iba produciendo. 
Fuente Todocoleccion.

La Cruz Blanca y La Austriaca se vendían conjuntamente, aunque en la prensa de la época se da más importancia a la primera. Un anuncio de un diario gallego parece indicar que La Austriaca quedó como una oferta más económica dentro de Cervezas de Santander S.A.
El Progreso de Lugo, 06.08.1919
El último anuncio de esta marca que hemos encontrado corresponde al semanario sarítico D. Crispín, de Murcia, que a principios de 1936 aún publicitaba esta marca cántabra. Creo que durante la guerra se dejo de fabricar y La Cruz Blanca se convirtió en la única marca de Cervezas de Santander hasta que llegó Skol en 1964.

D. Crispín, 01.03.1936
Respecto a su producción gaseosera no hemos encontrado ningún sifón o botella de esta marca. Existen en el mercado de antigüedades algunas "Austriacas" pero proceden de una gaseosera alicantina con la que sólo compartía el nombre con La Austriaca santanderina.

domingo, 24 de mayo de 2015

CERVEZA ARTESANAL MARBI (MEDINA DE POMAR).

Las Merindades de Castilla es un territorio ubicado en el norte de la provincia de Burgos que puede presumir de ser cuna de Castilla, de tener paisajes espectaculares y de haber disfrutado en el pasado de frescos y suaves chacolís.
En la  actualidad este vino intenta recuperar su prestigio y mercados y además, una refrescante y audaz cerveza producida artesanalmente en Medina de Pomar se abre hueco entre la amplia oferta de artesanales, se trata de Marbi.
Su mentor es el emprendedor vizcaíno Xabier Sevillano. En los 90 empezó abriendo una ferretería en la cercana Balmaseda, después creó una empresa de muebles y más tarde trasladó sus instalaciones a Medina de Pomar. Sin embargo la crisis afectó a su negocio y decidió cambiar de tercio, pasando a producir cerveza artesana a fines de 2012. Viendo que las pruebas habían sido positivas a principios de 2013 inició la actividad cervecera con la empresa Maiken Brewery S.L. y en septiembre de 2013 presentó dos variedades de cerveza, la Pilsner y una APA de nombre Rokai. El nombre de la cerveza es Marbi, según nos cuenta Xabier Sevillano el nombre de su anterior empresa.
Xabier y Ion Sevillano en las instalaciones.
Xabier ya producía cerveza en su casa de Entrambasaguas del Valle de Mena. La cerveza casera ha sido el caldo de cultivo de muchos emprendedores cerveceros que, por diversas circunstancias han dado el salto a la cerveza artesanal. A este aspecto autodidacta se sumó, cuando ya se decidió a lanzar su propia cerveza, algún curso en Barcelona y unas clases particulares en una micro madrileña, con un maestro cervecero alemán.
En un primer momento se pusieron en el mercado las variedades Pilsnen y una APA de nombre Rokai, que se han visto completadas con otras tres nuevas referencias: Weis, Psycho-Tropic y Heisen. La materia prima está formada por maltas producidas en Pamplona y lúpulos de distintos orígenes. Sus variedades son:
Pilsner: se trata de una cerveza realizada con la combinación de dos maltas tipo pilsner y un lúpulo alemán.De color amarillo-dorado, con aroma delicado con notas a especias y con ligero amargor. 
El fabricante aconseja consumirla con carne de cordero, cerdo o pescado azul y también para quesos frescos. La cerveza ideal, con suave contenido alcohólico,  para comenzar a saborear el mundo de las artesanales.
Rokai es una American Pale Ale, elaborada con cuatro maltas que le aportan cuerpo y color. 
Los lúpulos son de origen norteamericano y le confieren un característico amargor que deja en segundo plano el papel de la malta. Entre ellos destaca la variedad cascade, que da un toque cítrico a esta cerveza y le confiere un marcado carácter aromático. En color dominan los tonos ámbar y anaranjado y su espuma es persistente y cremosa. El fabricante aconseja su consumo con carnes y quesos.
Camisa de Marbi.
Weissbier:  Es una cerveza de trigo. Su espuma es blanca, densa y duradera, su color es paja-dorado y su aspecto turbio, por la levadura en suspensión.
Sus aromas son de clavo y plátano y el sabor es suave, se aconseja para maridar con mariscos y quesos suaves-medios.
Se sirve en copas altas, sin olvidar remover los posos de la botella y depositarlos sobre la espuma. Toda una experiencia en alta fermentación.
Psycho-Tropic: La inspiración americana está muy presente en Marbi, Xabier considera que el uso de lúpulos de este origen confiere aromas y sabores intensos a estas variedades. 
Tal es el caso de la Psycho-Tropic con aroma a frutas tropicales: mango y maracuya. 
Es ligeramente tostada y produce una gran espuma. Sus cuatro grados permiten repetir.
Heisenbier: se trata de una doble Imperial Pale Ale (IPA) con fuerte sabor amargo y alta graduación. Fabricada con maltas especiales, su caramelización se equilibra con sus 8 grados de alcohol.
Marbis en el Cafetín de Calahorra.
Como podemos comprobar trabajan tanto la baja como la alta fermentación, a pesar de que la baja fermentación está poco valorada mundo artesanal. La mayoría de su oferta es alta fermentación, destacando el gusto por las variedades americanas. Según nos indica Xabier es uno de los puntos fuertes de su producción, debido a la intensidad e aromas y sabores que se consiguen con los lúpulos americanos.
Marbi se vende en Burgos, Cantabria, Bizkaia, algo en Guipuzkoa, Navarra, y estamos presentes en Valladolid, Palencia, Madrid, Barcelona, y varios puntos en Girona.
Cerveza solidaria Big Beñat.
Además de producir sus propias cervezas también fabrican para otros productores artesanales. Es el caso de la pamplonesa Morlaco, que pronto inaugurarán su fábrica, la vizcaína Drunken Bros, la Xabuc de Vera de Bidasoa, la Matinada de Rentería, la primera producción de la burgalesa "Una Rubia" también salió de su fábrica. Finalmente debemos destacar la Big Beñat, una cerveza que nació con el fin de recaudar fondos para el niño de Getxo Beñat Mardarás
Xabi Sevillano, Mikel Muñoz y Pablo Mallada con la Big Beñat.
En este segundo campo apuntamos una  interesante iniciativa, la cerveza producida para la histórica vermutería de Burgos Victoria y a la que dedicaremos una próxima entrada.
El futuro tiene recambio, se trata de Ion Sevillano, segunda generación y que tras formarse en Cataluña representa el futuro de esta cervecera medinense.
Podéis pinchar aquí para acceder a su  facebook y página web para conocer más de esta marca artesanal, aunque lo mejor es poder disfrutar de alguna de sus referencias, y si es en la calle Mayor de Medina mejor.